Reflexiones De una Mamá


Que trabajo tan duro, que trabajo tan cansado y placentero a la vez.





Porque me encanta y me agota.
Porque tiene momentos buenos y malos. Momentos es que no puedo y tengo ganas de salir corriendo y momentos en que no soy capaz de soltar a mi bebé, de abrazarlo y besarlo. Porque es tan duro...




¿Y siendo tan duro porque no lo dejo?
¿Dejarlo? ¿Cómo podría?
Es mi hijo, parte de mi corazón, parte de mí. Lo he llevado 9 meses dentro de mí, acurrucado en mi barriga, cerca de mi corazón. Aunque me dé momentos malos, momentos de desesperación, porque sí, no soy una madre perfecta y no pienso que esto sea maravilloso. No lo es.




Pero jamás dejaría a mi pequeño. Porque soy su mamá, me necesita, y yo le necesito a él.
Porque otras eligen otra vía. Tal vez eras demasiado joven, y te viste desbordada, sentiste que eras incapaz, y pensaste que estaría mejor al cuidado de otras personas. Tal vez pensaste que estabas siendo una buena madre haciéndolo así. No lo sé, supongo que cada caso, cada mujer y pensamiento es diferente.




Pienso en cada caricia que mi pequeño me da, cada beso, cada abrazo, sonrisa, mirada... Cada vez que me da todas esas cosas pienso en como una madre puede perderse algo así..
Cada carcajada, jugar, correr, darle de comer, estar con el cuándo llora, mirarle cuando duerme, dejar que me empape de agua cuando se baña y chapotea.. Son momentos que no me perdería por nada del mundo!





Sé que Superboy cuando sea mayor no recordará esta época, pero yo me ocuparé de que sepa todas las pedorretas que hace, las sonrisas que me vuelven loca, los llantos sin control, o los momentos con cara de bicho.
Aun así, creo que siempre pensaré, en cada paso que de mi hijo, en cada sonrisa o mirada, su primer día de colegio, etc. Pensaré, en como una madre puede perderse esto.




Reflexiones de una Mamá.








Comentarios