LAS AMIGAS DE MAMÁ por Aprendiz de Mamá en #BloggerInvitado


Hoy en la sección de Blogger Invitado me gustaría presentarte a Ana del Blog Aprendiz de Mamá.





Me alegró mucho que se pusiera en contacto cuando abrí la sección y le pedí que escribiera de lo que más le apeteciera. Ya que soy muy novata con esta nueva etapa en el blog y creo que hay que ir viendo cómo evoluciona.




Ana, viene a contarnos como vivió su embarazo y la soledad que se siente cuando no tienes amigos en la misma situación... Yo la verdad es que leyendo su post, me he sentido muy identificada. Por desgracia yo no hice esas amigas mamás con las que compartir cara a cara (aunque tengo un par, apenas quedamos), y aunque me apena, creo que compensa los amigos 2.0 que he encontrado por estos lares...




Pero oye, que me desvío y hoy la historia que importa es la de Ana, que es muy interesante. Te dejo con ella ;)









Hola, me llamo Ana, tengo 30 años, y desde hace 1 año soy Aprendiz de Mamá. Tengo una hija maravillosa, que ha traído la alegría a mi vida y a mi familia. Desde hace varios meses que inicié un nuevo reto personal que es escribir un blog, como este que hoy me acoge, en el que poder compartir las experiencias y vivencias que traen la maternidad. Mi blog se llama: www.aprendizdemama.com podéis visitarme siempre que queráis!





Hoy quería compartir con vosotros, un nuevo post como colaboradora de este fantástico Blog, gracias Ana por haber contado conmigo, gracias por esta oportunidad de hacer nuevos contactos, de abrirme un poco más a la madresfera y de poder abrir mi corazón para vosotros.




Cuando me quedé embarazada tenía 28 años, dada mi juventud y las características de mis amigos, no contaba con muchas familias cercanas que tuvieran hijos recién nacidos o pequeñitos, si que conocía muchos ,claro, pero no con la suficiente confianza como para preguntarles cosas muy concretas, algunas incluso molestas, incómodas o escatológicas.




Así que cuando supe que estaba preñada, me vi un poco sola ante el peligro. Contaba con la ayuda de mi madre, quien estuvo en todo momento a mi lado en revisiones, consultas, charlas, etc… Pero su experiencia de hacía más de dos décadas distaba mucho de las nuevas tendencias en la maternidad y crianza. Necesitaba aire fresco.




La cosa cambió cuando empecé la Preparación al Parto. Tengo la suerte de que en el Centro de Salud del pueblo donde vivo, tenemos una excelente Matrona que ha elaborado un programa de Preparación al parto muy completo. Todas las semanas desde el 5º mes, asistía los martes a una clase teórica (charla informativa), y a una clase de ejercicio físico, bien fuera piscina o bien fuera Pilates. Así que por primera vez, entré en contacto con otras madres que estaban embarazadas más o menos del mismo tiempo que yo.





Madres con las mismas dudas, los mismos temores, las mismas molestias, las mismas barrigas, los mismos pies hinchados y la misma ilusión desbordante.




La verdad que entre las compañeras hubo una conexión inmediata. Estar en una charla mientras te hablan de vaginas que se abren en el parto, o como curarse los puntos de una episiotomía… eso une mucho! Enseguida nos conectamos, emocionalmente, y vía whatsapp. Desde las primeras “clases” a las que asistimos, creamos un famoso grupo de whatsapp, ese fue el inicio de una gran amistad.




A través del grupo, 10 mujeres, madres primerizas algunas, otras no, nos empezamos a comunicar, a preguntar unas cosas y otras, a compartir sentimientos, y sobretodo a animarnos. Éramos todas Aprendices de Mamá.





La verdad que no conocía a ninguna de todas las mujeres, solo a una chica de mi pueblo, pero creo que nunca había hablado con ella antes. Es curioso, como una misma causa, puede unir tanto a personas desconocidas. Empezamos a hablar sobre los preparativos, como nos organizábamos para el parto, nos mostrábamos fotos de las habitaciones de nuestros bebés, de las ecografías, etc…




Empezamos a quedar también fuera de nuestras “clases”, quedábamos para almorzar, para merendar, incluso hemos hecho varias comidas. Siempre con alimento de por medio, por supuesto. Para nosotras estar juntas antes de dar a luz era como nuestro espacio de confianza, de desfogue, de ser una misma sin tener que estar aparentando buena cara, cuando sentíamos dolores por todo el cuerpo.




Nos propusieron poder realizar algunas sesiones de Musicoterapia prenatal, y esto terminó de hacer que cuajáramos. Vivimos experiencias muy bonitas a través de la música, y de diferentes dinámicas que tocaban nuestra fibra más sensible. Compartimos desde lo más íntimo, y eso va dejando huella.





En junio nació el primero de nuestros bebés. A principio de julio fue mi hija, y así sucesivamente hasta llegar a septiembre. Entre el pequeño y el último, se llevan tres meses. Algunas incluso coincidieron en el hospital el mismo día para dar a luz. Imagina esos tres meses… todas pendientes de ver quien sería la siguiente, quien iría antes, como iría, como sería la experiencia.




Era muy emocionante recibir un mensaje diciendo: ya ha nacido!! La foto de nuestro “sobrino” y en cuanto se pudiera, la narración de cómo había sido el parto…la alegría compartida se multiplicaba!! Fueron unos meses muy entrañables, siempre buenas noticias!!




Recuerdo cuando yo di a luz… llegaba la habitación tras 14 horas de parto, y a las 3 de la madrugada por fin podía escribirles a mis queridas amigas para decirles que mi hija había nacido, fue tanta emoción saber que esta alegría era mutua, saber que ellas habían estado pendientes de mí, y que añadíamos un churumbel más a nuestro particular club de bebés!...A pesar de las horas…una a una me fueron contestando, y en los días posteriores, agradecí las muestras de cariño recibidas por cada una de ellas.





Incluso, una de mis compañeras, vino a casa a verme al poco de dar a luz, ya que tuve problemas para poder darle lactancia materna a mi hija. Ella me escuchó, me consoló y me dio muy buenos consejos que me sirvieron mucho… siempre estaré agradecida por esa visita que llegó justo a tiempo, y sin apenas conocernos.




En los meses que íbamos dando a luz cada una de nosotras lo que más hacíamos era quedar para almorzar, para pasear, y contarnos nuestras cosas. Aprovechábamos las mañanas en las que la mayoría estaba de baja maternal, y anhelábamos todas encontrarnos y contarnos nuestros avances, nuestras dudas y preocupaciones. Hacía mucha gracia acudir a cualquier bar con casi 10 carritos de bebés!! Algunos se asustaban, pero a la mayoría de personas les hacía mucha ilusión ver tanto niño junto, y nos felicitaban siempre.




La verdad que para mi, tener este grupo de amigas, ha sido un apoyo moral y de ánimo muy grande. La crianza en el primer año de vida de tu hijo, es muy difícil. Pasas por momentos de bajón y por situaciones complicadas en las que es difícil mantenerse serena, así que tener amigas con las que contrastar y preguntar sus experiencias, me daba mucho alivio y seguridad. Ha sido primordial para mí.





Ha sido bonito poderle ofrecer a mi hija, desde antes de nacer, un grupo de 9 amiguitos con los que va a ir creciendo, con los que ya ha compartido momentos de juego, de parque, de piscina y de charlas en su idioma. Para mí es maravilloso poderle ofrecer a mi hija, el regalo de la amistad desde recién nacida. Igual que ha sido importante para mí contar con este grupo de amigas, sé que será para ella importante tener amiguitos con los que socializarse.




Aunque ahora mi hija tiene 15 meses, ya reconoce a sus amiguitos cuando va por la calle, se saludan y se abrazan con alegría cuando se encuentran, incluso con algunos amiguitos van juntos a la guardería…




Así que en conclusión, la amistad solo trae cosas positivas, y hay que saber elegirlas bien, y aprovecharlas al máximo…hay que cuidar este tipo de amistades, estar ahí, no perder ocasión de salir y de compartir, de tener una conversación de corazón a corazón, y en definitiva de sentirse acompañada y arropada por otras madres que comparten la misma misión que yo: criar a nuestros hijos.




Así que os animo a todas a que busquéis buenas amistades con las que compartir esta etapa tan bonita de nuestra vida, junto con otras madres, la vida y la crianza es mucho más agradable. Aunque yo prefiero el cara a cara, reconozco que todo este mundo de los blogs de mamás, sirven justamente para esto, para no sentirnos solas y compartir tantas experiencias que nos enriquecen…así que ya que no podemos vernos todas físicamente, al menos nos encontramos por estos lugares, para construir juntas una amistad que nos alegre la vida.




Gracias por leerme!!





Os espero en




Mi email de contacto es: aprendizdemama2015@gmail.com









¿Verdad que es una historia preciosa? Ojalá todos encontráramos amigos así. Yo los tengo pero con los que no tienen hijos es difícil, porque no los disfrutas al 100% ya que tienes que estar pendiente del pequeño terremoto... Y los pocos amigos que tienen hijos estar tan liados que es complicado compaginar los horarios para verlos... Cuando tú puedes ellos no y viceversa... jeje




Espero que te haya gustado y me gustaría si ha sido así que te animes a seguir a esta mamá primeriza en sus redes sociales... podrías ser una amiga más con la que compartir inquietudes.




Te espero en el siguiente post de Blogger invitado.




¡¡Feliz semana!!






Comentarios