Lo que dicta la sociedad


No es raro oír de las personas que te rodean la típica frase cuando tu hijo no habla:


"Tienes que hacer que no lo entiendes"

Lo que no me esperaba (no sé porque) era leerlo en una página web de niños y padres de bastante tirón. Irónicamente, su nombre se enfoca en un "crecimiento feliz"... Ahí lo dejo... En palabras textuales:

"En lugar de intentar entender sus gestos y muecas, poned cara de desconcierto y preguntadle con mucho cariño, que quiere decir. Así reforzáis sus deseos de expresarse oralmente".

[Si, puedes hacer eso y que te resulte favorable, o conseguir más frustración.] Y se quedan tan anchos. Pero claro, es que se supone que es lo normal, lo que hay que hacer. No digo que no sea efectivo. Seguro que más de un niño, gracias a esta práctica se ha soltado a hablar. Pero NO es efectivo al 100% e todos los niños.

Y creo que sería muy importante que este dato, se viera reflejado por algún lugar del texto. No sé, por empatía hacía unos padres (y hablo por mi propia experiencia). Que estuvieron probando este método y lo único que conseguimos fue frustración. Enfados por las dos partes.


Alex se frustraba y enfadaba por no conseguir hacerse entender y yo me frustraba y enfadaba conmigo misma, por no saber cómo hacerlo mejor. Por no saber cómo estimularle.

Lo que me llevó a ignorar esa maldita frase y hacer lo que yo creía mejor. ¿Y qué he hecho?

Para empezar, lo dicho. Dejar de hacer eso de" no te entiendo". Claro, que existen situaciones en las que, de verdad, de verdad no le entiendo. Entonces le pido que me dé una pista, y él, busca otra manera de comunicarse.

"Cariño, lo siento, pero de verdad no entiendo que quieres. Dame una pista"


Sin palabras claro. Otro gesto, otra señal, buscar el objeto, señalar más de cerca. Lo que sea, hasta que le entiendo.

Otra cosa que hemos hecho ha sido, dejar de poner la televisión. Hicimos un periodo de "desintoxicación" de una semana, donde no se veía nada de tele. La segunda semana, la poníamos para ver una película en familia durante el fin de semana. Aunque esta semana, ya nos hemos saltado todo, porque con el resfriado estamos para el arrastre y todo el día en el sofá.

¿Y qué resultados hemos obtenido?


Durante la primera semana, como se aburría, se iba a ver sus cuentos. No se le oía nada. Había ratos que me preocupaba no oírle, mientras yo estaba, por ejemplo: Limpiando la cocina. Pensaba

“menuda estará liando, ya verás". Pero cuando le buscaba, le encontraba inmerso en los libros. Y me llenó de orgullo y tranquilidad.

Durante la segunda semana además de no poner la televisión. Cero. Cuando señalaba algún objeto, si le entendía lo que quería, se lo daba repitiendo el nombre de ese objeto. (Bueno, esto en realidad comencé a hacerlo antes incluso de quitar la tele para todo) Por ejemplo: Estamos comiendo y señala el vaso. Le digo:

"Ah! ¿Quieres el vaso? -- Él, asiente con la cabeza.


"Muy bien, toma el vaso. ¿Quieres agua? -- De nuevo asiente.


"Toma agua en tu vaso, cariño"


Bueno, y si no fuera el vaso lo que quiere, voy señalando hasta que acierto y le digo como se llama ese objeto. (¿Que es un coñazo? Si, ya te digo. Pero nos va mucho mejor.)

Y así con todo. El resultado con todo esto es:

Cada vez me doy cuenta de que balbucea más.

De que está jugando solo y oyes: "Yiii, naa, maa, baa."

Es más, el jueves pasado, saqué plastilina para jugar, y se puso a trocearla. Uno de esos trozos se calló al suelo y le dije:

"Mira cariño, se te ha caído un trozo. Está ahí..."

Y Superboy dijo: "Taaa"

Imagínate mi cara de sorpresa, orgullo, morir de amor.... Pero pensé.

""... Vale, pero con naturalidad. No le dejes ver que te ha sorprendido. ¡Pero qué bien!! ¡Me lo como!!"

Quizá sea que tiene un retraso en el lenguaje, o quizá sea que no le da la real gana y punto. O quizá no siente que sea su momento de expresarse oralmente, o que no se siente cómodo. Ojalá pudiera meterme en su cabecita y saber cuál de todas esas cosas le pasa.


Pero lo que si estoy 100% segura es que los típicos métodos que te aconseja la mayoría de la gente, pueden no ser efectivos en tu hijo. Puede que a ti no te resulte útil. ¡Y no pasa nada!! No hay que agobiarse.
Deberían poner un cartelito que dijera más o menos esto:

"Estos tips- consejos, pueden no ser efectivos con tu hijo. Si es así, no te preocupes. Existen otras maneras que puedes intentar."

Yo también tengo unos tips-consejos para los padres que estén leyendo esto.
Primer consejo:


Eres madre/padre primerizo/a, no idiota. Que tengas dudas sobre algo, o que necesites consejo, es diferente. Nadie nace sabiendo. Todos necesitamos consejos, ideas, diferentes puntos de vista. Pero, no existe una forma única de crianza. Si ese consejo que te han dado no te da buenos resultados y solo obtienes frustración y sentimientos contradictorios...


No tienes por qué hacer lo que te dicte la sociedad. Tu hijo es único en el mundo. Haz lo que creas mejor para él/ella.
Segundo consejo:

Sigue tu instinto. Escuchadle, ¿qué te dice? Pues eso es lo que tienes que hacer.

Vaya, si es igual que el consejo uno, pero resumido... jaja Lo siento.

Y para el resto del mundo. Es mucho pedir que las frases sean algo así:

"A mí, con mi hijo me fue bien........Pruébalo tu a ver qué tal le va"

O bien.

"Yo a mi hijo le hacía...... Pruébalo, a lo mejor te va bien. Y si no, pregunto a tal persona a ver que hizo, y pruebas eso."


En definitiva, aportar ideas a esos padres primerizos. Alternativas. No un "Haz esto y verás que bien resulta". Y si no le resulta, ¿qué?

Entonces tendremos a unos padres frustrados, confundidos y preocupados, porque eso que hace todo el mundo, con su hijo no funciona. Y pensarán que no lo están haciendo bien. Se sentirán malos padres. Unos inútiles, cuando no lo son.

¿Me estás leyendo bien? No eres inútil, ni un mal padre/madre.

Solo tienes que cambiar el Chip.


¡Ah! Una cosa que no se me olvide. Como sabrás por las redes sociales, hace unas pocas semanas fuimos a consultar con una logopeda. [Esto me lo aconsejó una amiga, con la que hacía bastante tiempo que no hablaba. Y a raíz de leer mi post de "Mi hijo no habla" me lo aconsejó.]

Hablando con la logopeda, le contamos lo que habíamos intentado para estimularle y cuando le dijimos lo de ignorarlo, o hacer que no entendemos dijo: "Si, se suele aconsejar, pero..." y se quedó callada.

Después de un minuto de silencio incómodo, continuamos con la conversación. No sé a vosotros, pero a mí con ese silencio me dio a entender que, no debíamos seguir haciéndolo. Como que no estaba de acuerdo con esta práctica, pero no quería entrar en el tema a discutirlo.


Creo que esto es como todo, hay gente en contra y gente a favor. Pero yo sigo lo que creo mejor para mi hijo. Y como estamos planteando ahora las cosas, nos está yendo bien. Ya has visto que se tira el día diciendo mamá...

Resumiendo: Nuestro método ha sido.

  • Fuera tele. Cero televisión, Tablet y tecnología en general.

  • Dejarlo a su aire. Poniendo a su vista y alcance, libros, puzzles, cosas educativas.

  • Las canciones infantiles están bien. Pero si el niño se queda embobado, no solucionas nada. Por eso tele 0%.

  • Mucha repetición de las palabras.

Creo que estoy cogiendo complejo de disco rayado. :(

"Que hace el caballo? -- Iiiih!"

"Que hace el perro? -- ¡Guau, guau!"

"Toma el vaso, dame el vaso, ¿quieres el vaso? Cuidado con el vaso, vaso, vaso, ¡vasoooooooooo...... Aaaaah!!! XD

Si como yo tu hijo no habla, o habla muy poco, puedes probar estas cosillas a ver qué tal os va. Pero recuerda. Si no funciona, no pasa nada. ¡A otra cosa, mariposa!  ;)

¡Feliz semana! Un besazo.



Comentarios

  1. Genial la reflexión Ana. Cada niño es único al igual que su desarrollo, por eso haces requetebién en personalizarlas a sus necesidades

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho. A nosotros nos pasó algo parecido con el peque. Ahora, con tres años ya le entendemos bastante bien, pero costó mucho y lo último que le podías decir era No te entiendo, se enfadaba y se cerraba en banda, así que asentíamos, repetíamos alguna palabra que se le entendía e intentábamos seguir una conversación (algo absurda eso sí…) Cada uno conoce a su hijo y más allá de dogmas lo mejor es observar y hacer lo que mejor nos funcione a nosotros. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Exacto, y muy bien hecho! La gente se empeña en generalizar como si todos los niños fueran iguales, y luego se contradicen diciendo que "Cada niño es un mundo, y lleva su ritmo" En qué quedamos? Cada niño es un mundo pero esto lo tengo que hacer como dictan algunos? Vamos a ser coherentes no? Gracias por el apoyo! Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias guapa! Ojalá todo el mundo lo viera así y nos dejaran criar como mejor nos parezca. Un besote!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario