Vacaciones sin hijos

Cosas que hago mal

Hay veces en la vida, en que me pregunto ¿Que hago mal?


Por supuesto existen ocasiones en las que se perfectamente, que la he "pifiado". Que he cometido un error fatal (aunque muchas veces ni lo mencione, pero intento cambiarlo) Y procuro disculparme. Aunque muchas veces eso no sea suficiente.

Pero lo que me llama últimamente la atención es La Conexión con las personas.

Llevo casi dos años con este blog. He escrito como 300 entradas, más o menos. Siempre he escrito porque me apetecía hablar de un tema, siempre desde el respeto, siempre intentando no ofender a nadie.

Me resulta curioso ver, como otro post que Si eran de queja. O una reivindicación hacía nuestra manera de crianza, hacía la presión social a la que nos vemos sometidos. Esos posts, no ofendían a nadie. O si lo hacían no comentaban. Y conseguía mi objetivo, que era conectar con otras personas en mí misma situación.
¿Quizá soy demasiado sincera? ¿Demasiado rebelde?

Pero, un post. Que he escrito desde el corazón. Desde mi más profundo amor de madre hacía mi hijo. Ese post, resulta que si ofende. Resulta que no consigo conectar con nadie. O por lo menos, no han podido comentar. (Que no pasa nada, lo entiendo) Pero si resulta, que sin pretenderlo alguien se ha sentido ofendida y atacada. No las quejas, no mis reivindicaciones. Y yo me pregunto ¿Por qué?
¿Por qué cuando busco conectar con alguien desde el cariño, no con quejas? ¿Por qué cuando busco empatía, consigo lo opuesto?

¿Que estoy haciendo mal?

A ratos dudo sin son ellos o soy yo. A veces pienso si tener un blog, con autora de Nombre y apellidos, me perjudica personalmente.

¿Sería crear un blog anónimo donde pueda desahogarme de verdad?? Sin tener cuidado de no ofender, donde ser yo misma al 100%. Ya que de todas maneras la gente se acaba ofendiendo. A veces pienso si no debería dejar de pensar en el temor a no ofender a nadie, y dejarme llevar de verdad. Porque el tener cuidado no me soluciona nada. Pasa de todas maneras. ¿De qué sirve tener cuidado? Debería tener un blog anónimo. Un blog donde la gente piense, mira la loca esa como despotrica de todo. Pero donde nadie sepa quién es realmente la que escribe. ¿Sería todo más fácil?

Últimamente me quejo mucho, lo sé. Pero todos tenemos malas épocas, y si encima no nos podemos desahogar, y sacar nuestra frustración por algún lado. Apaga y vámonos.

Habrá gente que hasta se pregunte, el sentido de contar tus historias en un blog. ¡Para esa gente: ¡No sabes lo terapéutico que es! Lo que te ayuda encontrar a otras personas, aunque sea a través de una pantalla. Lo que consuela saber que no eres la única que vive algo así. Y apoyaros mutuamente en esos instantes.

No soy una mala persona. Sí, he cometido errores. A veces los he intentado arreglar, otros no tienen solución. Y por eso, ahora extraño a ciertas personas. Tal vez parezca fría a primera vista. O muy seria. Pero si llegas a conocerme un poquito, sabrás que no quiero hacer daño a nadie, y cuando lo intento, luego me arrepiento. Ojalá pudiera dar marcha atrás y cambiar algunas cosas.

No soy una persona fría, soy distante al principio. Me han hecho mucho daño también, y suelo guardar las distancias. A pesar de eso, creo que cerrar mi corazón a las personas, pensando que todo el mundo es malo y que tarde o temprano me harán daño, solo acarrea soledad. Y si tienes la oportunidad de conseguir llegar a mi corazón, descubrirás a una buena y fiel amiga. Que hasta siente que, si va a otra óptica, está engañando a su amigo que es óptico. XD Que, si necesitara un abogado, primero consultaría con mi amigo que acaba de terminar. Que si necesito un mecánico tengo a mi amigaxo, y que me puedo fiar de su palabra. ¡Aunque sea un pedazo de troll!!  :)

Por suerte, creo tener muy buenos amigos alrededor. Que me mandan un whasaAp enseguida que ven un comentario malo por el Facebook. Que me dicen, "vamos a tomar un café y hablamos". ¿Qué haría yo sin esas personas? Personas que llevan muchos años en mi vida, y por nada del mundo me gustaría que se fueran. Ojalá nunca llegue a cometer ningún error fatal. Ojalá nunca les pierda.

Como he dicho en alguna ocasión, mi familia vive lejos. Así que estoy prácticamente sola. Les echo de menos, y me dan su apoyo como pueden, pero no es lo mismo.

A veces, en mis peores momentos, en mis peores pensamientos. Pienso que lo único que me hace levantarme por las mañanas son mi marido y mi hijo. La vida es muy dura y complicada. Y a veces las personas la hacemos más dura y complicada todavía.



Comentarios