Mi madre no es como las demás

No todas las madres son amorosas.


No todas las madres tienen amor incondicional hacia sus hijos.

Ni todas las madres hacen lo mejor para sus hijos.

Cuesta creerlo, pero existen madres tóxicas, victimistas, manipuladoras.

Madres que su único objetivo (aunque ellas lo negaran siempre) es anular a sus hijos para mantenerlos a su lado. Porque ellas creen que la pareja se los va a robar. Creen que sus hijos deben (a sus ojos) vivir por y para ellas.

Porque existen madres que no son cariñosas. Bueno, sí lo son. Son cariñosas con el fin escondido de conseguir un propósito o beneficio para ellas mismas.


Se supone que una madre desea con todo su corazón que sus hijos sean felices. Pero esta clase de madres creen firmemente que la auténtica felicidad de sus hijos es estar con ellas. Y con nadie más.

Esta clase de madre intentará por todos los medios convencer a sus hijos de que las personas que haya a su alrededor no las quieren. Cualquier persona será puesta en duda y siempre le dirá que quiere sacarle algo. Ya sea económico o sexual. Y no se detendrá ahí, intentará por todos los medios manipular a algunas personas de la Familia (los más cercanos) para tenerlos a sus pies. Para ser la reina y señora. Para conseguir lo que más desea. Ser el centro de su mundo.

Conseguir cosas sin trabajar, conseguir regalos, dinero, y todo lo que ella desee. Sin dar amor de verdad, sin tener ningún detalle amoroso ni de ningún otro tipo con nadie. Solo los tendrá en caso de que quiera conseguir algo.

Una madre que siempre les dice a sus hijos (Chicas) que se verán más guapas delgadas. Que deben vigilar el peso. Hacer ejercicio. No comer guarderías. Deben cuidarse para verse una tripa firme y plana. Perfectas.


Esta persona no tiene amigos, cree que no son necesarios, a no ser que pueda conseguir cosas de ellos. Cree que los hombres solo sirven para dos cosas, comprarle cosas y follar. Y así se lo hace saber a sus hijos, a los que ha intentado en muchas ocasiones convencer de esto.

Esta madre contará mentiras a otros amigos y familiares sobre sus hijos. Mentiras que provocarán discusiones y que esos familiares se alejen de sus hijos. El camino para dejarlos solos, para que ella sea su único apoyo va viento en popa.

Sus hijos no saben qué pasa. Su madre les cuenta a su vez otras mentiras de esos familiares para justificar el porqué de esas disputas. Y así dejar todos los cabos atados. O eso cree ella. Porque,

Muy a su pesar algún día todo se destapará.


Sus hijos siempre han tenido una sensación rara. Una sensación de que algo raro, pasa. Algo que escapa a su control. Algo que no llegan a comprender.

Un día, por circunstancias de la vida se dan cuenta de las mentiras de su madre. Se dan cuenta de cómo los ha manipulado. Todo cobra sentido, pero su madre lo niega en rotundo. No cabe duda, se acaba la manipulación.


Sus hijos, deciden dejar de tener a su madre en palmitas. Esa madre que parecía tan incondicionalmente amorosa. Unos hijos que trabajaban como burros para pagar la casa de su madre, los gastos y lo que ella necesitará. Durante algunos años así vivieron. Hasta que como si de una venda que se cae de sus ojos. Esos hijos ven todo lo que en realidad "hacia su madre por ellos".

Deciden tomar el vuelo, vivir sus vidas como mejor puedan. Su madre en lugar de desearles lo mejor, muestra su verdadera cara. Les llama desagradecidos. Ella les dio la vida y le deben todo. Gritaba los cuatro vientos como se iban a arrepentir por abandonarla. Pero ellos en realidad no quieren abandonarla. Sólo quieren vivir sus vidas, con sus parejas. Esos hijos desearían que su madre les diera un enorme beso y les deseara ser felices. Desearían que les dijera "Nos vemos otro día para comer y me contáis que tal”, incluso un "llámame luego y hablamos".

Pero no lo tendrán porque esa madre cree que sus hijos deben estar con ella o con nadie. Oyen como su madre les grita diciendo que ya no tiene hijos. Que ojalá no los hubiera tenido. "Ojalá os hubiera abandonado en la puerta de una iglesia".


Estos hijos se alejan de su madre completamente destrozados por sus palabras, sintiéndose absolutamente culpables de todo.

¿Cómo no se dieron cuenta de cómo era en realidad su madre?


¿Por qué han tardado tanto en ver la verdad? ¿Cómo una madre puede decirles semejantes palabras?

Pero el problema no es suyo. No pueden conocer a una madre que apenas ha sido su madre. Una madre que casualmente comenzó a ejercer de madre cuando comenzaban a tener edad para trabajar. ¿Cómo no se habían dado cuenta?

Pero es que como unos hijos van a pensar que una madre no va a ser amorosa, y anteponer el bienestar y felicidad de sus hijos a la suya propia. Como unos hijos van a pensar que una madre que debería sentir amor incondicional hacia ellos, está intentando dejarlos solos, sin familia. Esos hijos no son capaces de entender como una madre puede ser así.


Pero cómo a pesar de todo quieren a su madre, vuelven para hablar con ella. Intentar convencerla de que hable con un psicólogo. Alguien que la ayude. Ellos creen que tiene un problema, y desean ayudarla.  Desean que su madre este bien, y ser una familia lo más normal posible. Porque en realidad ¿qué familia es normal? Estar juntos y ser felices. Sin manipulaciones, sin mentiras, sin engaños.

Pero ella no quiere ayuda. Ella dice que está perfectamente. No necesita ningún profesional. Y aunque a sus hijos les gustaría ayudarla en todo, su madre sigue igual.

Sigue contando mentiras, sigue intentando manipularlos. Pero esta vez ellos ya son fuertes, tienen un escudo Salvador. Y lo más importante, el apoyo de sus parejas y algunos familiares que se dan cuenta de todos sus engaños.

Esos hijos, después de años y años de mentiras. De perdonar una y otra vez a su madre, porque es su madre a pesar de todo. Toman una difícil decisión. Por su salud mental y física, su salud de pareja. Y Por su salud familiar. Cortar la relación con su madre. Una dolorosa decisión. ¿Y cómo unos hijos son capaces de tomar tremenda decisión? Con mucho dolor. Mucho sufrimiento, mucha decepción. Pero también mucho enfado y rabia, quieren a su madre, pero al mismo tiempo la odian por ser de esta manera.


Una madre que a pesar de no tener relación ya con sus hijos. Sigue intentando hacerles la vida difícil. Ya no imposible como antes. Sólo encuentran una solución a las mentiras y discusiones que van surgiendo por culpa de las mentiras que su madre sigue contando. IGNORARLO.

Es difícil. Es muy difícil. Será duro al principio porque esta madre es muy convincente. Sabe cuándo llorar, como dar pena. Es una gran actriz.

Sus hijos no pueden más. Sienten que van a perder la cabeza. Tienen ataques de ansiedad. En ocasiones en que no cabe más rabia, rompen a llorar deseando que se termine. Que su madre sea como las demás. Sólo quieren vivir tranquilos.

¿Por qué su madre no puede ser como las demás?


Es una situación muy difícil. ¿Pero sabes? Las personas así se acaban cansando cuando notan que no consiguen lo que quieren. Cuando ven que da igual lo que se inventen. Las personas la ignoran. Por desgracia se quedan solas, porque los que siguen a su alrededor se acaban dando cuenta de la manipulación.

Es tan triste, y descabellado que es impensable. Pero por desgracia para algunos esta es nuestra vida. Si tienes una madre así quiero que sepas que no estás solo/a.

Si por el contrario eres una persona que no entiende cómo alguien puede desvincularse de su propia madre. Solo te pido un favor. No intentes convencer a esta persona de lo contrario. La situación es ya lo bastante dura y dolorosa. Puedes no entenderlo, puedes no compartirlo, pero por favor, Respétalo. Ha sido una decisión muy dura, te lo aseguro.


Porque, además, lo más triste de todo. Es esa familia que a pesar de saber cómo es esa madre. De lo manipuladora y mentirosa que es. Prefieren no tener relación con esos hijos con tal de no enfadar a esa madre. Prefieren hacer su voluntad. A pesar de que esos hijos no están haciendo nada malo. A pesar de que se van a perder a esos hijos, nietos, sobrinos, hermanos, etc. Se están perdiendo muchas cosas muy bonitas.

Nunca nos olvidamos de nuestras madres, deseamos que cambien, que deseen cambiar, que deseen ayuda, que quieran ser felices de verdad. Y que nos quieran incondicionalmente. Pero así no.



Comentarios

  1. Creo que has sido muy valiente al hablar de algo tan personal, y sí que creo que ayuda porque todo lo que dices seguro que le está pasando a alguien algo igual y verte reflejada hace que no te sientas sola. Más de un caso tengo yo a mi alrededor que ha vivido paso por paso todo lo que cuentas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Guapa! Ha sido duro, y leyendo otras cosas he tenido un momento de bajón. Porque reconocerlo es muy duro, pero si de verdad ayuda a alguien es reconfortante. Sobre todo, ¡ver que no estás sola ni loca… jajaja Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada.... por cierto... ¿no conocerás a mi madre? Parece que estabas hablando de ella ????

    Lo dicho... ¡genial entrada!

    ResponderEliminar
  4. Celia Ruiz Barragán5 de febrero de 2017, 14:27

    ¡PUEDE SER TAMBIÉN UN PADRE, YO TENGO UNO EXACTAMENTE ASÍ!! mi madre tiene algunos puntos leídos aquí pero poca cosa pero mi padre es una persona egoísta, manipuladora, victimista, mentiroso…lo tiene todo, eres muy valiente al hablar de una cosa así demasiado personal como para plantarlo así de pronto pero es la verdad y es así, nos vamos alejando de este tipo de personas y nuestra vida mejora, estamos más tranquilas, apenas nos surgen problemas y todo es más relajado. Es cierto que a veces te dan bajones porque quién no quiere tener un padre y una madre normales que aporten cariño y amor hacia nosotros tal y como nosotros lo aportamos a nuestros hijos. Cómo un padre o una madre puede hacer tanto daño a su propio hijo y sentirse orgulloso…si yo por mis hijos daría la vida…si para mi ellos son lo primero, lo segundo y lo tercero. No los entiendo. ¡Pero hay que ser fuerte! Armarnos de valor y fuerza y saber decir NO. Tomar nuestras propias decisiones sin tener que pedirles permiso de todo como si de menores se tratase, ¡qué ya somos bastante mayorcitos y sobre todo no dejarnos que nos hagan sentir responsables de sus actos y amenazas de suicidio!!creo que me gustaría hablar contigo personalmente por privado, si puedo servirte de ayuda esos días de bajón, puedes hablar conmigo cuando quieras, me han pasado tantas cosas…me siento muy identificada. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Puede ser también de un padre, claro. Lo que cuento es bajo mi propia experiencia. ¡Y desde aquí te mando mucho ánimo y un enorme abrazo! Puedes ponerte en contacto conmigo cuando quieras por email y ahí hablamos. Gracias por pasarte y comentar. Me alegro mucho si te ha servido de algo. ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Mi nombre es juan tengo 24 años, comparo mi situación con mi madre con lo que dice el artículo, la verdad toda mi vida me sentía aterrado de ella, me uso para obtener dinero, y ahora tengo una deuda de miles de dólares por una casa que me hizo comprarle y recientemente trato de arruinar la relación con mi pareja para que ella se llevara a mi hijo lejos, y yo quedarme en casa viviendo con ella, aparte de hacerse la víctima, y humillarme con toda la familia. Ya van casi 4 meses que corte toda comunicación con ella, ni en el día de las madres, ahora en estos días será su cumpleaños, me he estado sintiendo muy mal al respecto, me digo yo mismo que soy un perro al hacerle esto a mi mama, pero también recuerdo todo lo que me ha hecho pasar, y es algo que no puedo olvidar, yo la perdono por ser mi madre, pero lo que trato de hacer es algo imperdonable para mí, no sé qué pasara en algún futuro, me gustaría algún consejo de alguien, mi vida es mejor desde que corte lazos con ella, pero la extraño.

    ResponderEliminar
  7. Hola Juan. No puedo darte ningún consejo. Pero te entiendo perfectamente. Yo quisiera perdonar a mi madre y tener una relación sana con ella. Pero sé que nunca va a cambiar, y siempre va a intentar arrastrarme a sus faldas y dejarme sola para ella. Sin familia, ni amigos. Por lo que una conciliación lo veo imposible. Yo también me siento mal cuando llega su cumpleaños o el día de la madre. Y paso unos días deprimida. Pero tengo una familia. Y la vida sigue. Ojalá algún día cambiara esta situación. ¡Un abrazo y ánimo!

    ResponderEliminar
  8. Yo vivo la situación del artículo. Mi madre nunca me dio cariño ni mucho menos amor lo único que recuerdo con mucho rencor de pequeña es su maltrato emocional, psicológico y físico. Me llamaba desde estúpida hasta lo más imaginable siendo una niña. Me metía a la ducha fría con ropa en la época de invierno solo porque no pida avanzar con las tareas de matemáticas. Me daba con el cordón de la plancha porque me tarde en agarrar la escoba cuando yo tenía 6 años. Me dio tan duro con el cordón que me golpeo mis partes íntimas y quede tirada en el piso. Lo recuerdo como si fuera hoy y siento el dolor tan vivo en mí. A los 10 años que cumplí ella decidió irse a otro país, no entendía por qué y viví con mi papa hasta los 17. Fueron los anos más bonitos, tranquilos, tantas experiencias de una parte de lo que quedaba de mi infancia fue alegre. Algo que con mi madre nunca lo fue porque fue muy dolorosa y traumática. Cuando cumplí 17 me enteré de que mi madre me quería junto a ella. Yo era tan feliz hasta los 17 que mi corazón había olvidado todo lo que me hizo. Pero era mi mama era la persona que me dio la vida, la extrañaba la quería abrazar porque mi corazón decidido perdonar. Sin embargo, Hasta que viví con ella otra vez y empiezo todo de nuevo nunca le gusto que tenga amigas ni tampoco que me comunique con la familia porque todos eran malos y lo único que querían era hacerme daño. Sino hacia lo que ella quería psicológicamente me humillaba no me hablaba por días si llegaba tarde de trabajar me decía que seguro andaba puteando y siempre llamaba a mi trabajo solo para asegurarse que yo estaba allí. Otro motivo era sino compraba algo que a ella le gustaba mentía acerca de mi con sus amigas que era una mala hija y siempre se victimiza. El marido que tenía la dejo por lo mismo y me echó la culpa que él la dejo. Me echaba la culpa de todos sus males pensé tal vez si le dio cariño cambiara algún día, pero no, llore muchas veces por su maltrato emocional conmigo, casi me vuelvo alcohólica por que tomaba para olvidar mis días de todas sus agresiones verbales, Me golpeo a cuando tenía 23 delante de un familiar para que ella sepa que ella tenía el poder de mandarme. Son tantas cosas que no se puede contar por esta vía porque son tan vergonzosas y dolorosas que no puedo respirar de tantas lagrimas que tengo en estos momentos. Ahora a los 40 he despertado de esta larga pesadilla y he decidió cortar con ella. Ahora esta que llama desesperadamente a la “familia” diciendo mentiras de mi (nadie de la familia le habla por lo mismo prefieren estar lejos de ella) cuando los llama se acerca a mí y casi gritando les dice que soy una mala hija. Estoy tratando de buscar ayuda emocional en estos momentos, lo busque hace muchos años atrás, pero lo deje porque pensé que estaba traicionando a mi madre porque le estaba contando a alguien todas las maldades que me hizo y hacia cuando volví a vivir con ella. Pero esta vez es diferente, trato y trato de perdonar, pero es muy difícil. Son tantas cosas que contar que nunca terminaría de escribir.

    ResponderEliminar
  9. Siento mucho esa terrible situación, Erika. Pero no lo dejes. Busca ayuda de un psicólogo, te vendrá bien. Y puedes perdonar a tu madre, claro. Si tu corazón consigue perdonarla, ojalá. Pero aléjate de ella. sigue tu vida muy muy lejos. Es una mala persona que nunca va a cambiar. Espero que mejores. Un beso y abrazo muy fuertes. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  10. Me alegra (y entristece) no ser la única que pasa por esta situación. La verdad es que yo actualmente estoy estudiando y sigo viviendo con mi madre (mi padre murió pero ya estaban divorciados).
    Desde pequeña mi madre me ha usado para contarme todos los enfados que ha tenido con mi padre, mis tíos, mis abuelos e incluso mi hermano.
    Me ha robado tanto dinero como ha podido, incluso sacándomelo de mis huchas.
    Me ha utilizado como moneda de cambio diciéndole a mi padre que no le dejaría verme si no le daba dinero.
    Mi hermano se fue a vivir con mi padre en cuanto fue mayor de edad y me dejó sola con ella, que empezó a gritarme por cualquier enfado que sufría.
    La empecé a odiar, toda mi adolescencia han sido gritos y discusiones, reiterando una h mil veces que no tengo derecho ha hablar porque no tenía ni la eso, luego ni el bachillerato y luego que no he ido a la universidad.
    La doy dinero todos los meses y encima me toca vivir con ella porque es la opción menos mala (económicamente hablando).
    Con todos mis novios ha malmetido, al igual que con mis amigos. Me ha llamado puta, borracha y drogadicta.
    También hay que añadir que no se levanta hasta las 16:00 no ayuda con las tareas de la casa ni organiza bien el dinero (tiene ya deudas bancarias), y aprovecha cuando tengo exámenes para discutir conmigo.
    En general, creo que no quiero a mi madre pero no tengo fuerzas ni apoyo para abandonarla.
    Ya siento la parrafada pero por un lado me apetecia soltar un poco de peso y que alguien pueda sentir lo mismo que he sentido yo al encontrar esta página.

    No eres la única persona que sufre, piensa que tu situación la sufren muchos más y que si necesitas apoyo hay gente que ha pasado por lo mismo que tu y que te va a entender. Ánimo.

    ResponderEliminar
  11. Hola María. Siento mucho lo que cuentas. Y espero que o tu madre se de cuenta del daño que te hace y cambie (cosa muy complicada) o encuentres el valor y la independencia económica para marcharte y alejarte. Yo lo hice y te aseguro que las cosas mejoran. Si ellas no cambian y se esfuerzan por ser una madre "normal" nuestra salud mental está por encima de todo. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario