Maternidad en Pandemia

Alimentación complementaria con Supergirl


Con ella está siendo todo más fácil. Demasiado bien. Es muy cierto eso de que cada niño es un mundo. Aunque a veces tengo una vocecita en la cabeza que me dice “algo hiciste mal con el mayor”.

Para que él comiera algo había que engañarlo un poco. Le gustaba tanto el yogurt que engañaba con “mira yogurt” y cuando abría la boca le metía la cucharada de lo que fuera.










Adiós purés 👋 . . La alimentación complementaria sigue su curso. Y ya casi no le damos purés. Adaptamos lo que nosotros comemos a ella. . . Y es que tampoco los quiere. Quiere masticar. Tocar la comida, guarrear. Y aunque me resulta cansado pasarme así tantas veces al día. Es lo que hay. . . Nos "asusta" un poco que llore, no sepamos que le pasa, pero le das algo de comida y se acabó el llanto. Es comilona. Al menos de momento. Y cruzo los dedos. Porque prefiero tener que cortarle la comida, a estar preocupada de que esté muy delgada. . . Que es precisamente lo que me pasa ahora con Superboy. Cada vez come menos. Y aunque sé que es un síntoma de su enfermedad rara, no puedo hacer nada porque él sigue animado. Activo, feliz y jugando. . . Así que la vida sigue. Feliz miércoles Churris ❤️ . . . . . #esferocitosis #mama #baby #love #mamas #mamalife #momlife #mom #maternidad #maternity #familia #maternidadreal #mommy #moments #photooftheday #momentos #maternidadimperfecta
Una publicación compartida de Maternidad Imperfecta ♍Ana MC (@_maternidad_imperfecta) el




Claro que con él estaba siempre preocupada de que se alimentará bien para que su enfermedad no le afectará tanto.





Quiero decir, su enfermedad le iba a afectar igual, pero comiendo al menos que no tuviera falta de peso falta de nutrientes yo que sé, movidas de madre.

Tal vez mi error fue ese. Estar siempre preocupada. Debería haberlo tomado con más calma
como ahora, pero era primeriza y tenía miedo.

Ahora no me preocupa. Bueno en realidad ahora me preocupa todo lo contrario. Supergirl no para de comer. Lo que hacemos nosotros lo adaptamos un poco a ella y ya está. Sin sal ni azúcar, pero come lo mismo. Y es una gozada. Ella lo goza comiendo.

Disfruta de comer lo que sea bueno con las verduras no tanto pero ya se andará. Si entras en
la cocina grita para que le des algo, si abres el armario también. Si estás
comiendo y no tiene comida se pone nerviosa.

Con ella me preocupa lo comilona que es. Porque si dices hasta aquí ya no te doy más se cabrea, grita, llora, tiene carácter la nena.

Es una gozada y un agobio a partes iguales... joer ni tanto ni tan calvo. ¿no se puede un
término medio?
Seguro que vendrán épocas de comer poco y volveré a preocuparme. Esto de la maternidad es
un sin vivir 😆
Pero ella disfruta está sana y feliz que al fin y al cabo eso es lo más importante.










Y Superboy con el tiempo y ayuda del comedor del colegio aprendió a comer mejor. Ya no peleamos porque coma pescado ahora le gusta. 💃
El tema de las verduras ya tal. Eso lo
dejamos para cuando sea adulto, quizá para entonces aprenda a comer verduras.

De momento cuando quiero que coma verduras hago puré y se acabó.
Creo que el mejor consejo que una madre primeriza puede recibir, cuando va a comenzar la alimentación complementaria, es:

Tómalo con calma. Sigue las pautas que te dé su pediatra. Al fin y al cabo, estos comienzos son para ver si algún alimento le causa reacción. Su alimento principal es la leche. Ya sea la de teta o la de fórmula. Da igual. Así que calma, y disfrutad los dos de estos momentos.


Aunque luego es un coñacito limpiarlo todo jaja









Comentarios